Aeonium

Aeonium

Riego y pulverización.


La planta suculenta entre su origen del norte del continente africano y de las áreas circunscritas del continente europeo y se clasifica en el grupo familiar muy amplio y abigarrado de las Crassulaceae. Este árbol de hoja perenne se usa a menudo en el adorno de balcones y terrazas por su estética y los colores de su follaje compacto, así como por la inflorescencia característica y viva. Debe estar periódicamente y adecuadamente mojado durante la temporada de primavera y verano, a frecuencias regulares y cercanas, donde los riegos se reducirán significativamente, sin interrumpir, en la parte restante del año. La pulverización del Aeonium debe realizarse solo cuando la tierra cultivada esté debidamente seca, para evitar la posible aparición de patologías fúngicas en las raíces.

Cultura



El Aeonium ornamental se puede colocar con cierta dificultad en parques u otros espacios verdes, sufriendo condiciones climáticas desfavorables, mientras que encontrará un alojamiento ideal en un contenedor dentro de la casa. En cualquier caso, se preparará una tierra blanda, no muy compacta y no necesariamente equipada con sustancias orgánicas, a la que se agregarán materiales arenosos para garantizar el drenaje adecuado y eficiente. Con la llegada del calor primaveral, el árbol de hoja perenne debe someterse anualmente a operaciones de trasplante, utilizando contenedores más espaciosos para acomodar y apoyar el crecimiento de las raíces. También será aconsejable eliminar periódicamente las hojas viejas y desgastadas y las inflorescencias marchitas y marchitas.

Fertilización



Colocada al aire libre o dentro de un florero, la planta de paisajismo, sin embargo, será fertilizada efectivamente con el propósito de tomar los nutrientes necesarios. La fertilización se concentrará exclusivamente en el período de primavera y verano, cada 20-25 días, con estasis absoluta durante el período frío. Como regla general, se pueden usar fertilizantes líquidos, convenientemente disueltos en el agua de pulverización, mientras que menos en uso para el Aeonium, pero no se deben excluir, son los de naturaleza sólida, granulares con liberación prolongada y diferida. Debe ser un fertilizante específico y contener una preponderancia moderada de ingredientes de potasio y fósforo con respecto al macrocomponente nitrogenado restante, así como la presencia de microelementos útiles, especialmente hierro y manganeso.

Aeonium: posicionamiento y patologías



La magnífica planta suculenta apreciará un hábitat soleado y muy iluminado, incluso con una exposición moderada a la radiación solar, a la vez que sufrirá ambientes con sombra o se verá afectada por repentinas corrientes de aire. Le agradarán las condiciones climáticas suaves y templadas: si la temperatura cae por debajo de 8-9 ° C, valdrá la pena repararlo y protegerlo con telas u otros materiales adecuados. Finalmente, el Aeonium puede verse amenazado por el moho y la podredumbre en las raíces, atribuible a la humedad ambiental excesiva o al posicionamiento erróneo, así como atacado por varios insectos y parásitos, como los pulgones y la cochinilla. En la última circunstancia, los animales deben eliminarse rápidamente, utilizando productos biológicos y detergentes y, en los casos más graves, insecticida específico.